jueves, 17 de mayo de 2012

¡Una historia de monos!


Siempre me cayeron bien los monos pero la verdad no creí que el tema daba para tanto.
 En fin, resulta que hay gente que dedica su vida entera a ellos, y en base a ello, han sacado algunas conclusiones bastante interesantes en relación a la moral de los seres humanos. No me explayo más...yo me voy con mi vermuth...

 Los orígenes naturales de la moral humana

Intro

Uno de los debates ampliamente discutidos por disciplinas tan dispares como la economía, la filosofía o la biología gira en torno a  cuáles son los principales rasgos que caracterizan al ser humano. Tradicionalmente, ciencias sociales como la economía, han postulado que el hombre es un Robinson Crusoe que nace en soledad en un mundo rodeado de violencia. Hobbes planteó esta hipótesis para explicar el surgimiento del estado, introduciendo la idea de “contrato social”. En este sentido, las normas y las instituciones surgirían como resultado de un contrato entre hombres para escapar del estado de naturaleza. Estas ideas han dominado las ciencias y han perfilado un tipo de hombre que se aleja bastante de la realidad. Sin embargo, en los últimos años, numerosos estudiosos en el campo de la biología evolutiva se han encargado de estudiar la naturaleza de los seres humanos. No solo su costado violento y egoísta si no también su aspecto cooperativo. Bajo la premisa de que las grandes obras de la humanidad se han llevado a cabo de forma colectiva no podemos dejar de estudiar el origen de esta capacidad humana.  Es decir, el origen de la cooperación en los seres humanos.

De acuerdo a los seguidores de Hobbes y  su contrato social, la moral sería producto de la educación y de los condicionamientos sociales. Científicos como Hauser o de Waal parecen postular una tesis diferente. De acuerdo a estudios llevados a cabo en niños y primates estos investigadores han encontrado grandes similitudes en el comportamiento de algunos grandes simios y los seres humanos. Estas similitudes podrían explicar el carácter innato de muchos de nuestros comportamientos morales. En base a estas premisas, en este trabajo dedicaremos el primer apartado a estudiar el origen de la cooperación en los seres humanos. Concretamente, nos nutriremos de los experimentos llevados a cabo con niños. En los mismos, se intenta evaluar su capacidad para ser empáticos, ayudar a los demás o ser equitativos. Para ello, nos basamos en los experimentos que relata Hauser, De Waal y Tomasello y a partir de los mismos podremos esbozar algunas conclusiones sobre el origen de nuestra moral. Aunque no queremos abundar es aspectos demasiado teóricos en este trabajo queremos hacer una breve reseña de lo que estos autores quieren probar por medio de sus experimentos. En concreto, Hauser sostiene que “nuestra facultad moral está equipada de una gramática moral universal, una caja de herramientas apta para construir sistemas morales concretos”{{14 Hauser,Marc D. 2008}}. Esta gramática es inconsciente y subyace en todas las decisiones morales que tomamos. Esta es la hipótesis que pretende demostrar Hauser. De  Waal, por su lado, intenta luchar contra aquellos que postulan que somos seres puramente egoístas. Los defensores de estas tesis, llamados “teóricos de la capa”  adhieren  a los postulados de Hobbes en el sentido de que estamos rodeados de un barniz de civilización que nos es impuesto desde fuera, dejando entrever que por naturaleza somos seres egoístas y violentos. De Waal, intentará probar que estos teóricos están equivocados.
 La segunda parte de este trabajo está dedicada al estudio de los primates. Se describirán algunos experimentos que pongan de manifiesto la empatía animal así como su sistema de normas y castigos o su tendencia a la xenofobia. La mayoría de los experimentos se han llevado a cabo en chimpancés y bonobos por encontrarse más próximos al ser humano en la escala evolutiva. De estos experimentos y de las aportaciones de los autores citados podremos saber qué nos une a nuestros parientes más próximos y qué nos separa.


miércoles, 2 de mayo de 2012

¡Feliz día del trabajo!

Hoy día 2 de mayo, el Canguro saluda a todos los trabajadores en su día.
Ya está un poco manido pero no me canso de los cuadros de Berni. Acá les dejo uno que no pasa de moda: Manifestación.

Mientras tanto, seguimos trabajando en las próximas entregas, ¡el Canguro no descansa!
De momento, me encuentro lidiando con los utópicos, el renacimiento y el movimiento de liberación animal. Sin olvidarme que, además, tengo una vida seria que atender.
¡Brindo por ello con mi vermuth de Reus!
(Además me acompañan unas papitas fritas y unas aceitunas arbequinas)
Un beso a todos. ¡Salud!