lunes, 26 de octubre de 2015

La señora, el ex presidente y el pibe: racionalidad en la oferta y demanda de promesas electorales (2)

Segunda entrega del Canguro, especial elecciones. Seguimos con el resto de candidatos y unas reflexiones finales. Disfruten.

Si no leíste la primera parte, aquí la encontrarás: 

El oficialista, el empresario y el disidente: racionalidad en la oferta y demanda de promesas en el mercado electoral (1)

La señora del grupo

Página web  

La verdad que esta web es distinta a las demás. Tiene un toque un poco retro que recuerda a algunos afiches de campaña de los radicales de la década de los ochenta. O por lo menos a eso me hizo recordar. Las propuestas se llaman “compromisos” y hay que bucear un poco para encontrar lo que buscamos. Veamos.

Corrupción

Bajo el epígrafe de “Compromiso progresista por la justicia y la transparencia” hasta ahora es el  apartado más largo, concreto y desarrollado de todos los que hemos leído. A las propuestas de reforma del sistema judicial que ya proponen otros candidatos también se pone el énfasis en la transparencia. De especial interés para el ciudadano es saber a quién se les da subsidios (por lo menos para chusmear a donde está yendo nuestro dinero). Impulsar una ley de acceso a la información pública es otra de sus propuestas, este punto me parece especialmente interesante. ¿No contaba Argentina con una ley? Eso pensaba yo. Pero parece que somos menos serios de lo que pensábamos[1]. Este asunto es de vital importancia para luchar contra la corrupción.  Sigamos.

Inseguridad

Es muy loco que no haya encontrado ningún apartado que haga una manifestación explicita en torno al tema de seguridad o inseguridad ciudadana. Busqué y busqué. Espero estar equivocándome y que alguien me saque de este error. En cualquier caso, si hay que buscar tampoco funciona. Las cosas tienen que ser fáciles para el lector y evidentemente no logro encontrar propuestas que intenten solucionar la inseguridad. Hay quien podría alegar que arreglando la corrupción y la justicia mejorará la seguridad pero no nos lo explican ni queda claro de qué forma se haría.  Tampoco hay referencias dentro de los apartados de juventud o niñez. Tampoco cuando se habla de derechos humanos: solo encontramos una referencia a proteger la seguridad de los testigos de delitos. El resto de veces, la palabra seguridad aparece al lado de “social”. Insisto. Espero estar en un error y que alguien me saque de ello. En ese caso, rectificaré.  De momento, solo puedo pensar que para esta candidata no es una prioridad.
Vale. Rectificación a medias. Hay un apartado que se llama “Ideas”. Debo decir en mi defensa que la página es caótica. Aquí sí se habla de inseguridad con algunas medidas concretas como reforma policial. Hay medidas concretas para evitar la corrupción de las fuerzas de seguridad que pasan por más control. Promete también subidas de sueldos y capacitación (Idea 52). También bajo otro apartado encontramos la lucha contra el narcotráfico donde se la vincula a la corrupción. No solo se propone combatirla con más control y medios sino evitando vínculos entre mafias y gobiernos. Se vincula también el narco (Idea 51) al financiamiento de la política. ¿Cómo va a lograr luchar contra ello? Como objetivo está genial, hasta ahora es la única candidata que hace este vínculo y se propone luchar contra él. Magnifico. Pero ¿cómo se propone lograrlo? ¿Nueva ley de financiamiento de partidos? ¿Es suficiente con eso? Por último, la idea 53 propone mayor control de la tenencia de armas, algo que ya ha apuntado algún otro candidato. Bien.

Inflación

Me pasa algo parecido. Y ahora me doy cuenta. Sus propuestas o “compromisos” son en un 90% sociales. Está muy bien. Hay una política para la juventud, los niños, los jubilados, los dependientes. Se habla de educación, de derechos humanos. Es decir, hablamos de gasto. Nos parece muy bien que se gaste en la gente. O que se prometa gastar en la gente pero falta un poco más de explicación de política económica. Macroeconomía. Alguna “blableta” sobre lo importante que es la industria nacional, las inversiones y, también la maldita inflación y por qué es tan importante derrotarla. Es verdad que la lucha contra la inseguridad y la inflación puede sonar más a políticas de derecha. Pero, aun los progresistas, deben pensar en esas cuestiones sino quieren terminar echados por el enojo del pueblo.
Ok. Otra vez toca rectificar. Hay que entrar en las “Ideas”. La idea 49 se propone bajar la inflación mejorando el INDEC, regulando monopolios y oliogopolios (¿no podría ser terminando con ellos?). Dice que no va a usar el tipo de cambio como ancla antiinflacionaria, o sea, que promete no volver al 1 a 1. Tampoco subirá las tasas de interés. Que me explique un poco más como hará para bajar la inflación sin matar la economía. Por sus propuestas, muy sensatas algunas, no me queda claro cómo lo hará. 

El ex presidente

Página web

Evidentemente este sitio es el más austero de los vistos hasta ahora (y estoy siendo generoso). Digamos que es la menos bonita de todas las webs visitadas hasta el momento aunque eso no es lo verdaderamente importante sino que la misma es completamente ineficiente. Entro en el sitio. Voy a “Propuestas” convencido de que allí encontraré el programa electoral dividido en diferentes temas.
 Es lo mínimo que le pido a un candidato. Que me lo ponga fácil. Que no tenga que adivinar donde está la información. Que no tenga que perder más de dos minutos (¡2 largos minutos en Internet es mucho tiempo!) en llegar a la información que quiero. ¿Y qué quiero? Descubrir sus propuestas en los tres temas analizados.  
Debo decir que no se cumplen estos mínimos objetivos. Las propuestas son frases escasamente trabajadas. Sin ninguna relación unas con otras. De casualidad descubro que hay una flechita. Vale. Seguro que si cliqueo ahí descubriré el maná de donde fluyen todas las propuestas. Seguro. Seguro.
 Pero no. Paso a la siguiente propuesta. En total no más de diez (¡y estoy siendo generoso!). Quiero equivocarme. Que alguien me saque de mi error. Seguro que hay una llave secreta y virtual a un mundo maravilloso de propuestas perfectamente tangibles, concretas, sustentables. Vamos al grano.

Corrupción

Para el lector buscador de información en una página web, siempre es una buena noticia que haya una lupa para buscar palabras clave. Esto siempre nos salva de sitios mal estructurados y en donde los datos pueden estar presentes pero no ser visibles para el lector. En materia de corrupción, el Canguro pegó un salto estratosférico hacia dicha lupa en busca de una luz, un camino. Lo que sea. Si la lupa funciona y está en sus cabales la palabra corrupción está ausente en dicha página. También lo están otras relacionadas como transparencia, función pública, funcionarios, etc. Ok. Me rindo. No hay ninguna propuesta para combatir la corrupción por lo que supongo que para este candidato no es un problema. Pasemos a la siguiente cuestión.

Inseguridad

Esta es una única página web que en vez de hablar del futuro habla constantemente del pasado. Toda la información está referencia a su gestión en la provincia de San Luis. Está bien hacer un poco de autobombo sobre tus logros pasados pero una propuesta es una propuesta. No necesito que me hagas propaganda sobre la maravillosa gestión de la provincia de San Luis, necesito saber cómo corno vas a ser para solucionar una de las principales preocupaciones de los argentinos. A priori, no hay información. La lupita me tira algo. Apenas migajas. Habla de “seguridad y estabilidad jurídica y económica”. Genial, me digo: ahora me contará qué hará para lograr eso en Argentina. Mi gozo en un pozo. Más autobombo sobre su gestión en San Luis y a otra cosa. A ver. Último intento. Busco en la lupita “Narcotrafico. Vale, no hay nada. Busco Narco. Ok. Vacío. Busco drogas. Nada de nada. Estoy en un fucking agujero negro electoral. Todo lo que pongo se lo traga este maravilloso universo virtual. Mejor cambio de tema.

Inflación

La lupa es mi mejor amiga aunque las amigas muchas veces no sirven para nada. Acabo aterrizando en una cita a otro periódico en el que nuestro candidato postula que hay que exportar más para vencer la inflación. Hermoso por lo simple. Por lo menos si vas a decir algo de Perogrullo que sea corto. Me doy por vencido. No puedo. Las pocas propuestas que aparecen tienen que ver con crear un 1 millon de empleos el año que viene. Dice que sí se puede pero no nos cuenta cómo lo va a hacer. Luego promete más colegios doble escolaridad. Viviendas sociales. Etc. Programa social y gasto. Muy bien. Cómo lo va a pagar, no lo sabemos. ¿Subirá impuestos? A lo mejor. No ha prometido lo contrario. ¿Puede la subida de impuestos generar más inflación? Podría.
Cierro este apartado con mi frase favorita. “Estas son apenas algunas ideas de las cientos que tenemos para unir y transformar nuestro país”. ¡Bravo! Voy a llorar de emoción. O sea que el tío me quiere dar una sorpresa. Ya me enteraré cuando gobierne cuáles son sus “cientos de ideas”. Creo que al final el redactor se cansó y dijo. “Masi”

El pibe del grupo

Página web[2]

Buena paleta de colores. No es una página excesivamente compleja ni peca de austeridad. Me voy a “Propuestas” y ahí empieza mi desengaño. ¡Solo hay diez! Y no están desarrolladas. A lo máximo que podemos apelar es a un documento en Scribdt en el que debo loguearme para bajarme el documento. Como no tengo ganas de suscribirme prefiero dejarme los ojos en la pantalla.
 En cualquier caso, parece que es posible cambiar el país en 11 páginas. Veamos qué podemos hacer con la información disponible. Como dato, debo decir que encuentro varias cuestiones que comentar. Hay errores de ortografía. Se abusa de los signos de exclamación (los cuales solo aparecen al final de la frase). Abuso de negritas y demasiados eslóganes.

Corrupción

Para ser una plataforma de izquierda (¿anti capitalista?), es raro que no haya referencias explícitas a la corrupción. Se habla de deuda ilegitima. De fondos buitres. De candidatos que son hijos políticos de Menem pero no hay propuestas concretas. En este sentido, el sitio es más un reducto de descarga y enojo más que una verdadera lista de propuestas. Solo encontramos un buen desarrollo sobre el tema cuando nos vamos al apartado de Inseguridad. Se busca luchar contra las mafias y los delitos cometidos por policías en connivencia con el poder judicial. Tampoco se aprecia cómo se va a acabar con la corrupción en las fuerzas de seguridad. ¿Se les va subir los sueldos? ¿Se les va a controlar más? Se propone una Comisión investigadora independiente que persiga “el gran delito”. ¿Cómo se elegirán a los miembros de esa Comisión? No hay detalles.

Inseguridad

Se busca terminar con el gatillo fácil y los abusos policiales. No se habla de nada más. Están en contra de que haya más vigilancia en las calles. Quieren a los policías lejos de los barrios pobres. ¿Piensa que los policías no deben vigilar el delito en los barrios pobres? ¿Quién protege a los pobres? No hay respuesta. Se propone acabar con la pobreza para evitar que caigan en el delito. Aunque es un vínculo evidente muchas veces, es el único candidato que lo dice explícitamente. Hay que acabar con la pobreza para que mejore la seguridad ciudadana.

Inflación

Otro tema tabú en esta candidatura. No se habla de precios. Con lo fácil que sería decir que la inflación genera pobreza y que la pobreza puede generar violencia. Quedás como progre y todos contentos.  No cuesta nada y matás dos pájaros de un tiro. No sé si es adrede o no pero para muchos políticos de izquierda hablar de inflación es de “fachos” mientras que hablar de empleo, de derechos de los trabajadores es de “zurdos”. Sea por lo que fuere no parece ser un problema la inflación  para esta candidatura.
Aunque no me aguanto tengo que destacar algunas medidas que propone que son loquísimas. Esto es más que una Carta a los Reyes Magos. Es magia pura. Pirotecnia de la buena. Mi favorita: “Prohibir el despido” ¿Te imaginás un mundo así? Uf… ¡estoy viendo arco iris y unicornios por todas partes!  Eso sumado a que quiere que “todo funcionario público gane como un docente" puede hacer que le cierren los números. Igualamos para abajo porque igual va a ver mucha gente inútil a la que no vamos a poder despedir por lo que más vale que no gane como un diputado. Perdonen. Soy progresista y quiero la igualdad de oportunidades de los ciudadanos pero no puedo tomar en serio estas propuestas. No me extraña que no haya explicación o relato posible. ¿Quién paga? Porque encima quiere eliminar el impuesto al salario. Magnifico.
A veces me cabrea la falta de reflexión y argumentación de parte de la izquierda. ¡Lo podrían hacer mejor! Y se empeñan en no pensar de manera real sobre los problemas de la gente. Después nos quejamos porque vienen los austeros, los liberales, o los que sean. Pero es que los ponés a discutir y la izquierda goza de una pereza intelectual que me enerva más de la cuenta.

Reflexiones finales antes de tomarme el vermuth

No seamos ingenuos. Estaba claro que no pensaba encontrar la verdad en estas propuestas. Después de todo, hay seis candidatos que quieren alcanzar el poder y no lo harán diciendo la verdad sino diciendo lo que creen que su electorado quiere oír. Todo este asunto me hace pensar muchas cosas. Por un lado, lo que ya suponíamos: los votantes no quieren leer programas electorales sino que alguien les solucione sus problemas más inmediatos pero al mismo tiempo eligen al candidato por otras oscuras razones.  
Maquiavelo fue uno de los primeros pensadores en plantear que los gobernantes no deben ser moralmente perfectos. De alguna manera, plantea que ellos deben ser medidos por una vara distinta de moralidad. Habla de virtú, una cualidad, diría yo,  más para mantenerse en el poder que en ser un buen gobernante.
La virtud del próximo presidente parece que pasa más por cometer los menos errores posibles para alcanzar el poder. Es por eso que un programa electoral coherente con las demandas de los ciudadanos es inútil desde el punto de vista de la práctica política de los países.
Mirando hacia atrás parece que el poder ha tenido grandes teóricos de relevancia (por citar a los más conocidos, Maquiavelo, Tomás Moro, Erasmo de Rotterdam). Cada uno en su línea pretendía educar al gobernante en el mantenimiento del poder. ¿Sería deseable unos filósofos que se encargaran de la educación del pueblo a la hora de votar?, un manual a la manera de Maquiavelo con máximas para impedir que los gobernantes se conviertan en tiranos? ¿Un compendio que nos enseñe a engañar al gobernante en nuestro propio beneficio? Ok. Estoy divagando. Es un recurso que utilizo mucho cuando no me convence lo que veo.
Pero parece mentira.
En esta nueva era en la que las redes sociales y el big data ofrece a los políticos (y a las empresas) la posibilidad de acercarse a los votantes de forma más fácil parece que nada de ello está sucediendo. Los políticos —a diferencia de las empresas— parecen no necesitar el big data para conocer las motivaciones de sus votantes. Les da igual. Lo que los políticos necesitan es alcanzar el poder y una vez alcanzado, luchar para mantenerlo. Para ello, no necesitan encuestas de opinión pública ni data scientists.
No pretendo ser pesimista ni caer en las apetecibles aguas del cinismo y la ironía. Desde mi solitario lugar de canguro filósofo sigo teniendo viejos e ingenuos anhelos. Lo admito. Pensaba desearles suerte a todos los candidatos pero prefiero desearle suerte a todos los argentinos. Espero que —a pesar de la política—sea posible el progreso y el desarrollo del país.
Y si no es así, que por lo menos haya para unas buenas aceitunas y un vermuth de grifo. ¡Salut!



[1] Solo hay un decreto firmado por Kirchner en el año 2003. http://infoleg.gov.ar/infolegInternet/anexos/90000-94999/90763/norma.htm
[2] Fuente: http://www.xn--nicolasdelcao-tkb.com.ar/por-que-votarnos/

domingo, 25 de octubre de 2015

El oficialista, el empresario y el disidente: racionalidad en la oferta y demanda de promesas en el mercado electoral (1)

Cada cuatros años caigo en el mismo error. Me pongo eufórico ante cuestiones que no tienen retorno. Espero. Me ilusiono. Puteo. Pienso que estamos viviendo un momento histórico. Me dejo llevar por un mar de emociones que no tienen ningún sentido. Pura pérdida de tiempo mental. Así es la política, incluso para los canguros filósofos.  
 Reina la paz atmosférica y hay una agitación de otro tipo. La que nos gusta y nos provoca dolor de cabeza.
Votar es un acto pequeño y esporádico que sucede, por lo menos cada cuatro años[1] y que llena de titulares y de espacio mediático hasta el punto de la saturación pero… ¿cómo eligen a sus candidatos los votantes? ¿Se dejan llevar por las emociones? ¿Por los miedos? ¿Por las ansias de cambiar la sociedad o por cambiar los privilegios de su clase? En definitiva, ¿Son racionales? La experiencia apunta en el sentido contrario y ya algunos economistas (si! ¡economistas!) vienen estudiando esta cuestión en el seno de la economía conductual. En efecto, en artículos anteriores hablábamos de la irracionalidad del consumidor en sus decisiones económicas. Lo vimos cuando hablábamos de privacidad pero podemos constatarlo en otras esferas en las que se han formado verdaderas burbujas (sector inmobiliario, tecnológicas, etc.) producto de decisiones que van en contra de intereses de esos mismos agentes económicos.
¿Y qué sucede en la política? Algunos economistas como Bryan Caplan (sí, es liberal y tiene una foto un poco inquietante en Wikipedia[2] pero postula algunas cuestiones interesantes) vienen estudiando el comportamiento de los votantes que cometen errores sistemáticos en sus decisiones de voto. Algo parecido a lo que ya postulaba Daniel Kanheman o Alesandro Aquisti cuando hablábamos de privacidad (puedes leer aquí los posts del canguro al respecto). En su libro The myth of the irrational voter. Why democracies choose bad policies, Caplan analiza el comportamiento del votante americano y sus errores sistemáticos a la hora de entender la política (sesgo antimercado, sesgo antiextranjero, etc.[3] En cualquier caso, no necesitamos hacer estudios serios para saber que la gente no hace un análisis racional antes de votar: simplemente se dejar llevar por comentarios en TV, algún que otro discurso, el sex appeal del candidato o cuestiones mucho más banales e inconfesables, etc.). Pocos leen sus programas electorales y eso se nota. Pero… ¿y si fueran racionales?
Pronto, habrá elecciones en Argentina y  por primera vez, solo llegan seis candidatos. En este canguro—en un ejercicio de ingenuidad extrema— nos detenemos en la palabra escrita y concretamente en los programas electorales de los candidatos a presidente. Intentaremos hacer lo que nadie hace: saber qué demonios dicen que quieren hacer los políticos con nuestro dinero.
Pero antes debo hacer algunas aclaraciones. Me propongo analizar, las propuestas electorales, no a sus candidatos, ni su gestión pasada ni sus dichos en TV. En definitiva, el Canguro solo leerá sus propuestas para buscar algo de coherencia entre las demandas de los ciudadanos y sus promesas. Intentaré ser objetivo y alejarme de la ideología atendiendo solo al costado pragmático de las demandas de los ciudadanos.
De acuerdo a las principales encuestas de opinión publica (no citaré ninguna porque no quiero comprometerme con ninguna en concreto) señalan la corrupción, la inseguridad e inflación como las principales preocupaciones de los argentinos. En esta clave analizamos las propuestas de los candidatos.
El canguro busca certezas, concreción. Quiero que me expliquen:
·         qué quieren hacer,
·         cómo lo van a lograr (con qué medidas concretas) y
·         lo más importante: de donde saldrá el dinero.
A ver si alguno de los candidatos me cuenta. Y si me convence, puede que también lo haga con mis lectores, (¡ok! Ya sé que eso no es muy tranquilizador pero es lo que hay).
Empezaremos comentando brevemente sus páginas web entendida como primera ventana de acceso a sus propuestas que analizaremos a continuación.


El oficialista naranja

Página web[4]

Unos pocos adjetivos son suficientes. Intuitiva. Rápida. Predomina el color naranja.  No tengo que buscar las propuestas. Están allí. Como veremos más adelante, falta concreción en las ideas. Se trata más de una “carta a los Reyes Magos” que una lista de propuestas concretas.

Corrupción

La palabra corrupción no aparece en ningún lado de su programa electoral. Ok, nadie dijo que fuera fácil hacer campaña desde el oficialismo. Un canguro amigo me comenta: “si estás en el oficialismo, mejor muzza”. Pues, el candidato naranja se lo ha tomado al pie de la letra en esta materia.
 Podemos pensar que la corrupción influye en la inseguridad, en la concesión de obras públicas, en la falta de transparencia, en el acceso meritocrático a la función pública. Ok. Pues ninguna de estas cuestiones se trata en su página web. Solo he encontrado la palabra transparencia una vez, como alusión vaga pero tampoco nos cuenta en qué circunstancias sería buena la transparencia.

Inseguridad

Hacer campaña desde el oficialismo es complicado porque tenés que prometer cosas que deberías haber hecho mientras gobernabas. Eso puede llevar a quedarte en lugares comunes como “seguir profundizando ciertas medidas”.
En cuanto al tema de la inseguridad, si analizamos la página web, vemos que hay un apartado específico sobre el tema. Empezamos bien. Es bueno encontrar rápido y fácil algo que estamos buscando. Bien. Leamos qué nos propone. Han sido hábiles en titular el apartado “Seguridad ciudadana”. Es mejor no nombrar el antónimo y hablar en positivo. Un recurso electoral de primero de carrera. Dicen que quieren “fomentar la equidad” para evitar el delito. ¿Cómo lo van a hacer? ¿A través de planes sociales? ¿Subiendo salarios? ¿Creando empleo público? ¿Van a subir los salarios de los policías para que no se tienten y delincan? Dicen que van a crear una nueva agencia para formar a más efectivos. ¿Cómo lo van a hacer? ¿Qué medidas se van a implementar para evitar la corrupción en el seno de la fuerzas de seguridad? Nada de todo esto tiene respuesta. No hay medidas concretas de gobierno. Solo observamos unos objetivos genéricos con los cuales es imposible no estar de acuerdo. Mi frase favorita de este apartado: “Es tiempo de afianzar el cumplimiento de la ley y la seguridad ciudadana, con un compromiso estricto de la Justicia en la lucha contra el delito.” Una gran máxima.

Inflación

Encuentro una referencia en el apartado “Banca nacional e inversiones”. Se promete bajar la inflación a un digito sin medidas de ajuste (WTF!). Cualquier economista sabe que para luchar contra la inflación hay que enfriar la economía y sino que miren a Europa que son expertos en control de precios (no me malinterpreten: no estoy a favor de centrar la política monetaria en controlar la inflación, solo estoy diciendo que no entiendo cómo van a bajar la inflación con un programa de gasto público y sin recortes). Aumentar la inversión puede ser una medida interesante pero no es de corto plazo. En cualquier caso, no se explica cómo vas a hacer para atraer inversión a la Argentina. Para eso tenés que corregir la inflación y, de paso, mejorar las estadísticas públicas, porque si el inversor no sabe lo que valen las cosas no va a venir a traer su dinero. Si prometés bajar la inflación a corto plazo hay que buscar otra alternativa. En este programa no hay ninguna. Vemos más de lo mismo. Palabras hermosas con las cuales es imposible no estar de acuerdo. Mi preferida. “Fomentar la inversión pública y la inversión privada, para que el ahorro y los capitales privados encaucen sus caminos al financiamiento de proyectos de trabajo y producción, y no a la especulación.” ¡Bravo!
En general, veo que son todas o casi todas propuestas de gasto público. No veo claro cómo se va a pagar todo lo que se promete. Supongo que así deben ser los programas. La gente quiere que le digas que la fiesta no se va a acabar.

El empresario[5]

Página web

Me repito. Intuitiva. Rápida. Se encuentran también fácilmente las propuestas que giran en torno a cuatro grandes objetivos. Esto hace que sea un poco más difícil encontrar temas concretos. En contrapartida, dentro de cada apartado hay medidas específicas. Se detalla un poco más cómo se van a hacer las cosas.

Corrupción

Si quiero saber qué medidas concretas de lucha contra la corrupción ofrece esta candidatura no encuentro ningún apartado específico. Intentaré ver por ejemplo si en Narcotráfico hay alguna alusión al tema. Veo las medidas concretas. Algunas apuntan a atacar la adicción y otras a crear una Agencia especial. Quieren erradicar el paco. ¿Cómo pretenden hacerlo? Y mi favorita: “reducir el consumo de drogas ilegales” ¡Bravo! ¿Vas a ir casa por casa llevándote preso a todos los que compren Poxipol en la ferretería? ¿Vas a dar más presupuesto a prevención o a educación? ¿Quién puede estar en contra de reducir el consumo? Pero explicame, como pensás hacerlo y si no tenés ni idea mejor no prometer cosas que ni en los países serios se ha podido combatir. En cualquier caso, lo más grave parece ser que no hay ninguna alusión ni vínculo entre corrupción y narcotráfico. Lo cual me deja mucho que pensar. ¿Es posible combatir el narcotráfico sin combatir la corrupción?  
Por otra parte, en el vago apartado “Unir a los argentinos” se propone una reforma electoral que impida el fraude. Es lo más cercano a la lucha contra la corrupción que encuentro. Se pide eliminar las elecciones indefinidas lo cual, a priori,  parece una medida concreta y realista. Que la Dirección Nacional Electoral dependa del Poder Judicial también lo veo coherente para evitar la corrupción. Pero sin duda, el apartado más concreto e interesante es el de “Justicia independiente”. Es allí donde encontramos medidas concretas para dotar de más fondos y recursos para luchar contra la corrupción y el narcotráfico (las cuales no relataré porque no es el fin de este artículo). No se habla del fomento de la transparencia como herramienta de lucha contra la corrupción (el énfasis solo está puesto en el fraude). ¿Podemos saber cuál es la agenda de los políticos? ¿Cuánto gastan en sus viajes y en los eventos que realizan con dinero público?). No hay indicios de que sea una prioridad para esta candidatura.

Inseguridad

Este candidato tiene la difícil tarea de hablar de inseguridad sin que parezca que es un “facho” y un conservador. Por desgracia, el tema está tan presente en los medios de comunicación que es difícil que alguien no se pronuncie en contra de seguridad.  Más allá de que las medidas para atacar la corrupción puedan incidir en una menor tasa de delitos veamos qué propuestas concretas propone este candidato.
No hay apartado específico. Se habla del tema dentro de Narcotráfico. Se ofrece aumentar la presencia policial y la vigilancia en los barrios. Urbanizar zonas que no lo estén. Se plantea un plan de choque para los primeros 100 días que consiste en más vigilancia. Queda por ver cómo serán las cosas en el largo plazo. No se vincula ni la educación ni la corrupción a la inseguridad. ¿Nos sirven más efectivos si los mismos se corrompen? No tenemos respuesta. En cualquier caso, se nota más concreción en las propuestas y en los plazos lo cual demuestra que es uno de los caballos de batalla de este candidato. (Por cierto, ¿hay más de 3000 delincuentes peligrosos sueltos?). Y hablando de vigilancia. Que alguien nos cuente lo que hacen los gobiernos con nuestros datos. Si me vendés más vigilancia convenceme de que usarás esa información solo para los fines previstos en la ley. De esto no se habla.

Inflación

Llama la atención que no haya un epígrafe solo para hablar de este tema. Hay que buscar y buscar para encontrar alguna alusión. La hallamos en el sub apartado “Campo argentino”. Ahí se habla de reducir la inflación. No se explica cómo lo van a hacer. Al mismo tiempo, proponen un ambicioso plan de obras públicas al mejor estilo keynesiano para crear empleo. Y sigo preguntando ¿Cómo van a bajar la inflación? En el apartado “Pobreza”, esperaba encontrar alguna referencia, después de todo, a más inflación, más pobreza. Bajar la inflación es una medida de corto plazo para reducir la pobreza. Sin embargo, no encuentro ninguna referencia a este hecho. Da la sensación de que se pasa por el tema deliberadamente de puntillas. Y al mismo tiempo, se intenta vender un gran programa de infraestructuras. Mi frase favorita: “Produciremos un gran shock de infraestructura en trenes, puertos, rutas y caminos para bajar los costos de transporte.”  Hermoso. Pero insisto. ¿Cómo lo pagamos? Dicen que van a bajar el impuesto a las ganancias y quitar las retenciones. ¿Cómo pagamos los puentes y los trenes?  Que no digo que no haya una formula pero que se la cuenten a los ciudadanos o que por lo menos no tenga que perder el tiempo buceando en una página web para ver si encuentro algo de información al respecto.
En general, veo también que sus propuestas se apoyan fuertemente en el gasto público y en la inversión en infraestructuras. La consigna está clara. Nada de recortes. Mejor no hablar de déficit ni de cómo cuadrar las cuentas. Eso no vende.  

El disidente

Página web[6]

La página es eficiente aunque menos bonita que las anteriores. Predomina el azul y encontramos sus propuestas fácilmente. Solo un pequeño problema. El tamaño de la fuente es inusualmente pequeño. ¡Que los viejos también votan!

Corrupción

Es una buena noticia que haya un epígrafe específico dedicado a la transparencia y el buen gobierno. Otro candidato que aprovecha para utilizar el antónimo de las cosas negativas. Mejor hablar de transparencia que de corrupción. Parece que se ha tomado el trabajo de dar algunas precisiones. Unas en el sentido del candidato anterior: reforma de la justicia, etc. Y algunas más como promover la transparencia de los cargos públicos y el fomento y la profesionalización de los empleados públicos. Pero yo insisto y voy más allá: ¿está proponiendo que se acceda a la función pública mediante concursos u oposiciones? ¿Me está proponiendo terminar con los ñoquis y con los enchufados? No y no.  ¿Qué pasa que nadie se moja? Ya sé, lo de siempre.  ¡Los ñoquis también votan! Y ellos también tienen sus demandas.

Inseguridad

Aquí vemos el mismo recurso que con el candidato oficialista. Bajo el epígrafe “Seguridad ciudadana” se habla de cómo combatir de la inseguridad. Según este candidato, Argentina tiene la tasa de robos más alta de Latinoamérica. Vemos algunas ideas concretas, como controlar más las fronteras o crear una agencia que se dedique a investigar el crimen organizado y otras más vagas y poco claras sobre cómo se van a llevar a cabo. Dice que va a modernizar a la policía. ¿En qué consiste? ¿Cómo evitarás la corrupción? ¿Les vas a subir el sueldo? ¿Los vas a controlar más? Estas preguntas no tienen respuesta y el ciudadano que lee este tipo de propuestas en realidad no se está enterando de nada. También este candidato promete más vigilancia y control del ciudadano. Y volvemos a lo mismo. ¿Quién controla al que controla? ¿Qué garantías tendrá el ciudadano?

Inflación

Esto me preocupa. Por más que busco no logro encontrar ninguna referencia al problema de la inflación. Quiero creer que soy yo que no logro dar con la propuesta adecuada. Hay un apartado dedicado a la macroeconomía en el que pienso que se debe tratar este tema. Es increíble que no se haga ninguna referencia a esta cuestión. En cualquier caso, los problemas macroeconómicos de la Argentina son graves y este apartado es especialmente escueto y vago. Dice que va a terminar con el cepo. Que va a mejorar el INDEC. Genial. Promete bajar los impuestos. Bravo. ¿A quién? No lo deja claro. “sectores estratégicos y trabajadores”. Muy vago señores. Eso es lo mismo que no decir nada. ¿Por qué maldita razón ningún político es capaz de decir a quien hay que bajarle o subirle los impuestos? Y es que los ricos también votan supongo.
Mi frase favorita de este apartado: “Atraer inversiones. Generar previsibilidad y estabilidad para atraer inversiones a través de reglas claras e instituciones confiables, para que invertir en nuestro país no sea una operación de alto riesgo sino una apuesta segura hacia el futuro.” Hermoso te quedó, hermano pero no me estás contando qué vas a hacer para decirle a los inversores que dejen su dinero en este maravilloso país. Igual, si les dices que vas a combatir la inflación, lo mismo se animan.

Por hoy los dejo. No quiero saturar. Mañana seguimos con los otros tres candidatos y las reflexiones finales. Descansen.

CONTINUARÁ



[1] En el caso argentino, cada dos, ya que se renueva la mitad de la Cámara de diputados y un tercio del Senado.
[2] http://www.google.es/imgres?imgurl=http://object.cato.org/sites/cato.org/files/authors/caplan.jpg&imgrefurl=http://www.cato.org/people/bryan-caplan&h=689&w=504&tbnid=atTolFE20N4CqM:&tbnh=186&tbnw=136&usg=__GUMXkgIR65B5pG68ucZUDkJNSlg=&docid=UFmnuW98ZAf9mM&itg=1
[3] Para más información, puedes leer este libro en http://www.libertarianismo.org/livros/tmotrvbc.pdf
[4] Fuente: http://www.danielscioli.com.ar/propuestas
[5] Fuente: http://mauriciomacri.com.ar/propuestas/pobreza-cero/buen-trabajo
[6] Fuente: http://sergio-massa.org/propuestas/reformaTributaria.html